Los fanáticos del sabor de la cerveza acostumbran a tomarla directamente de la botella. Pero hay quienes se atreven a combinar diferentes sabores en cócteles hechos a base de cerveza. Aquí presentamos algunos sencillos de elaborar para que amenices tus fiestas o los pidas en tu próxima salida:

  • Half and Half (Mitad y mitad)

Es tan sencillo de realizar como verter en un mismo recipiente la misma cantidad de dos tipos de cerveza: una clara y una oscura. El secreto de quien elabora este coctel es evitar que se forme demasiada espuma, ya que dependiendo del consumidor, la preferirá con menos o más espuma.

  • Cerveza de Sandía (Watermelon Beer)

Este fresco y dulce cóctel tiene como base cerveza clara, la cual se sirve en un vaso y se le agrega jugo de sandía, azúcar y licor de cerezas. Siempre hay quien prefiere innovar sustituyendo este último con otro tipo de licor dulce.

  • Black Velvet

Es la combinación de vino espumoso y cerveza clara en una copa de vino o champán. El resultado estético de este coctel forma parte de su atractivo, ya que la densidad de ambas bebidas hace que la cerveza se hunda mientras que en la parte superior quede el vino.

  • Michelada

Este coctel (a diferencia del anterior que es de origen europeo) es de origen americano, específicamente mexicano, quienes son auténticos expertos en combinación de sabores. La presentación de este coctel se inicia colocando en el vaso sal, chile en polvo, hielo, limón, sal, picante, salsa inglesa y concentrado de juego de carne. Finalmente se le agrega cualquier tipo de cerveza.

  • Cerveza con helado

La combinación de ambos alimentos permite clasificar este “cóctel” como bebida alcohólica o como postre, ya que se coloca sobre una cerveza oscura una bola de helado de vainilla, dejando para algunos la opción de unos toques de chocolate rayado o café.